"El femicidio es una muerte prevenible", Joyce J. Araujo Lasso

El femicidio es una muerte ocasionada por la cultura machista y es una muerte que ha sido permisible por la sociedad. - Joyce J. Araujo Lasso



Joyce J. Araujo Lasso es una panameña, feminista y activista de derechos humanos en el país. Fue una de las pioneras en la creación de la Ley de Tipificación del Femicidio y conoce el tema de fondo. Nos cuenta su experiencia, resalta la importancia de tener datos confiables y plantea el papel que deben jugar los estados en resolver esta problemática social.

¿Cómo se elabora y concreta el la Ley 82 de 2013?

Esa ley es producto de un trabajo arduo e interinstitucional con participación de sociedad civil. Desde el 2011 había un formulario de registro de las muertes violentas de mujeres en el Ministerio Público para recoger indicadores. La propuesta inicialmente se impulsó por parte de la Defensoría del Pueblo, pues contratamos una consultoría para elaborar una propuesta de ley.


Eventualmente se impulsó junto con la Procuradora de momento, Ana Belfon, en la Asamblea Nacional. Se trabajó, de forma consultiva e interinstitucional, con la ayuda de sociedad civil, sobre el documento que resultó de la consultoría contratada. Yo apoyé los esfuerzos desde Fundagénero. Eventualmente se logró su aprobación en la Asamblea Nacional en 2013.


¿Por qué es importante la tipificación?

Una de las cosas que nos pasó durante la promoción de la ley fue la crítica por parte de abogados penalistas. Ellos decían que cuál era la necesidad de crear otro tipo penal si ya estaba en el Código el homicidio y el agravante de que el agresor fuera el cónyuge o la persona cercana a la mujer. Pero el espíritu de la tipificación era visibilizar que las muertes que se ocasionan a las mujeres son distintas a las de los hombres.


Las mujeres mueren a manos de su pareja, sus ex parejas, sus novios, las personas que las están acosando. Sin embargo los hombres son asesinados por política, por riña, por droga, pero no porque las mujeres los maten.


¿Cómo se clasifican los femicidios?

Una de las formas de clasificación está basada en la relación con el agresor.

Un femicidio íntimo es cuando una mujer es asesinada por su pareja, por su expareja o por alguien con una conexión personal con ella. Puede ser también un familiar o una figura de autoridad como un profesor o un entrenador. Es un femicidio íntimo cuando hay afinidad con la víctima.


Un femicidio no íntimo se da cuando no existe esa conexión de afinidad con la víctima. Por ejemplo, cuando no hay una relación de pareja previa. Por lo general estos suceden en contexto de violencia sexual, ya sea para encubrir una violación o algún abuso. En estos casos no hay relación entre la víctima y el femicidia.


Finalmente, los femicidios por conexión son cuando la víctima muere como consecuencia de una tentativa de femicidio. Esto pasa y ha pasado en Panamá, donde el agresor está atacando a la víctima y se mete alguien que resulta muerta. En muchos casos es la mamá, hermana, tía abuela o familiar de la víctima.




¿Cuál es la importancia de tener estadísticas actualizadas sobre la violencia contra la mujer?

Es super fundamental. Necesitamos datos de todo tipo para poder analizar y saber que tipo de políticas públicas se pueden implementar. Se debe intentar recoger la mayor cantidad de data posible sobre los casos y su contexto: si las mujeres trabajan, si tienen hijos, con quién viven, si pusieron denuncias de abuso anteriormente, etc. Al tener información completa de lo que sucede con las muertes violentas se podrá atacar esos problemas sociales. El problema no termina con la muerte de la madre.


¿Qué hay que saber sobre los femicidios?

Tenemos que analizar que el femicidio es una muerte prevenible. Es una muerte ocasionada por la cultura machista y es una muerte que ha sido permisible por la sociedad. La sociedad ha naturalizado que el hombre mate a la mujer por celos, o por lo que viste o porque le fue infiel. La sociedad le ha dado permiso al hombre para matar a las mujeres y eso no pasa con los hombres.


Es importante que cuando hablemos de violencia contra las mujeres tengamos presente que es una violencia que es prevenible, que es cultural y que la cultura se aprende y por ende se puede cambiar, se puede desaprender.


¿Qué papel juegan los estados y las instituciones?

Es importante que los estados comprendan que en la medida que se incorpore la perspectiva de género y que haya igualdad de oportunidades para hombres y para mujeres, se puede prevenir la violencia de género. Es importante que se incorpore una educación sexual integral, que es la que promueve el respeto entre niños y niñas.


Además, la aplicación de soluciones debe ser acorde con las necesidades de las mujeres. No es lo mismo una violencia contra la mujer en la capital donde hay fiscalías, atención primaria y policías a la violencia que se ejerce en una comarca o en áreas rurales.

Joyce J. Araujo Lasso es docente universitaria desde el 2007. Fue secretaria general y Directora de Protección de los Derechos de las Mujeres en la Defensoría del Pueblo. Fue también secretaria del Observatorio Panameño contra la Violencia de Género de la Defensoría (2007-2011). Trabajó también en la Dirección Nacional de la Mujer en el Ministerio de Desarrollo Social. Es activista de EEM, APLAFA y CLADEM, además de apoyar a colectivos feministas y de derechos humanos en Panamá.


99 vistas